La evaluación, uno de los puntos más álgidos en el proceso de interacción en cualquier aula de aprendizaje, se rige en la teoría de estructuración cognitiva por los nuevos paradigmas evaluativos determinados por Lazear y retomados por Lorenzo Tebar en su texto El perfil del profesor mediador, los cuales se enuncian aquí:

  1. No hay un estándar de estudiante. Cada uno es único, por lo tanto, la instrucción y la evaluación deben ser variadas e individualizadas.

  2. El comportamiento y la evaluación directa con varias formas de control dan una precisa y clara información del conocimiento y de los aprendizajes de los estudiantes.

  3. El acompañamiento y la acumulación de datos y pruebas nos dan una visión general del progreso del estudiante.

  4. El currículo y la evaluación van unidos. La evaluación es un proceso diario dentro de la enseñanza aprendizaje.

  5. El factor humano y el ambiente que rodea al estudiante nos dan las claves para comprender los procesos.

  6. Un objetivo de la educación es enseñar cómo aprender, cómo pensar y cómo ser inteligente en sus muchas formas, para saber aprender a lo largo de la vida.

  7. El proceso del aprendizaje es tan importante como el contenido curricular. No todos los aprendizajes pueden ser objetivamente evaluados en forma estándar.

  8. El estudiante es activo y responsable, implicado con su propio desarrollo.

  9. Los objetivos del currículo y del colegio deben tender a potenciar la inteligencia y las capacidades de cada estudiante.

  10. La gráfica de resultados de control es una forma de mostrar el crecimiento y las habilidades de conocimiento.

  11. Las pruebas deben ser diversas, por ello al estar preentadas en diferentes modalidades revelan de mejor manera las potencialidades de cada estudiante.

  12. Los mediadores usan un modelo humanista de evaluación para entender todo el proceso de desarrollo.

  13. Cada estudiante tiene etapas distintas de desarrollo. Las pruebas deben ser distintas y apropiadas para potenciarlo integralmente.

  14. En las pruebas interesa conocer los avances en los aprendizaje de los estudiante para atender sus necesidades y potenciar sus vidas y no para comprobar la eficacia de un test.

  15. La evaluación sirve para ahondar en el conocimiento del estudiante, potenciar sus capacidades y prepararlo para la vida.

  16. El proceso de enseñanza-aprendizaje debe ayudar al desarrollo de las habilidades mentales y a atender las relaciones dinámicas entre los contenidos y la vida.

  17. El progreso debe medirse con criterios y medios que tengan en cuenta las peculiaridades de cada persona y todo tipo de factores.

  18. El aprendizaje es un proceso de maduración y desarrollo integral de la persona en relación con el mundo.

  19. El éxito del aprendizaje radica en preparar al estudiante para el éxito en su vida, para aplicar lo aprendido y para que siga aprendiendo toda su vida.